La leyenda de los “Croissants”

Cuenta la leyenda que en el año 1683 los turcos, que habían conquistado Hungría y todas las naciones que recorre el Danuvio, pusieron cerco a Viena, último baluarte que la Cristiandad oponía a las ordas turcas.

A pesar de sus repetidos asaltos no habían conseguido quebrantar la resistencia de los vieneses. Los turcos decidieron entonces tomarlos por sorpresa. Idearon socavar el terreno, a fin de que un túnel pasara por debajo de las murallas, hasta el centro de la ciudad. Para evitar ser descubiertos trabajaban solo por la noche, sin contar con la labor de los panaderos, que también andaban despiertos a tan altas horas. Estos oyeron el ruido que los turcos hacían con las palas y los picos, y dieron la voz de alarma. De manera que los defensores fueron los que sorprendieron al invasor, obligándoles a levantar el sitio, y resultando Viena salvada por sus panaderos.

El emperador, en recompensa, les concedió honores y privilegios, entre los cuales, el mas apreciado fue el derecho a usar espada al cinto.

Estos, en agradecimiento, inventaron dos panes: uno al que llamaron “Emperador” y otro al que llamaron”Croissant”, o sea “media luna”, como burla del emblema turco.

Anuncios

Un pensamiento en “La leyenda de los “Croissants”

  1. Pingback: Croasanes | gazpachofusion

Los comentarios están cerrados.