Seguridad alimentaria en el hogar

Un tercio de los casos de intoxicación alimentaria se producen por una deficiente refrigeración de los alimentos. Los microorganismos que producen esas intoxicaciones se reproducen con mayor facilidad en ambientes templados, por eso hay que extremar las precauciones sobre todo en verano.

 

 

 

A continuación os voy a dar unos consejos que espero os sirvan de utilidad:

A la hora de la compra

  • El primer paso es cuidar muy bien que los alimentos que compramos en el supermercado estén en buen estado.
  • Las frutas y verduras deben tener la piel tersa y en ningún caso manchas marrones.
  • La carne y pescado no deben tener olores extraños y los envases de conservas jamas tienen que estar abollados ni con golpes.
  • Siempre debemos esperar a comprar los alimentos frescos, refrigerados o congelados al final de la compra y si es posible utilizar bolsas termos para el transporte a casa.
  • La temperatura del expositor de estar en 7 u 8º par ala mayoría de los alimentos y de 2 a 4º para los mas sensibles.

En casa

  • El frigorífico de estar entre 2 y 4º. Si tenéis dudas, meter un termómetro en el interior y medirlo vosotros mismos.
  • Las carnes, pescado y comida preparada deben estar en la zona mas fria y las frutas y verduras en la mas templada.
  • No es recomendable amontonar los alimentos en el frigorífico, ya que impides la circulación de aire y la correcta refrigeración.
  • La nevera debe estar completamente limpia y evitar que restos de comida queden derramados.
  • La comida preparada tanto vuestra como comprada, debe estar bien tapada, para evitar una posible contaminación de otros alimentos.
  • No se debe apurar la fecha de caducidad o de consumo preferente.
  • Las sobras de las comidas deben ser eliminadas o bien congelar si van a ser consumidas mas adelante.
  • Una vez abierto un envase, se debe tirar si no es consumido en su totalidad antes de dos días.
  • Lavarse con jabón las manos antes de manipular cualquier alimento y cuando paséis de tocar uno a otro (por ejemplo de la carne a la verdura y viceversa)
  • Lavar muy bien las frutas y hortalizas que vaya a ser consumidas sobre todo las crudas.
  • Los alimentos que vayáis a consumir otro día se debe meter en un recipiente bien limpio y seco.
  • Los alimentos recién hechos que no vayas a ser consumidos en el acto, introducirlos en la nevera en cuanto su temperatura halla bajado lo suficiente como para no alterar la del frigorífico.

En este vídeo tenéis unos pequeños consejos de como se deben lavar frutas y verduras.

Anuncios