Gustavo III de Suecia y el café

En el siglo XVIII se consideraba al café y al té drogas con efectos excitantes y dañinos, cuyo consumo continuado acarreaba la muerte.

El rey Gustavo III de Suecia decidió investigar si esta aseveración popular era cierta.

Para comprobarlo mandó indultar a dos reos condenados a muerte a los que convirtió en conejillos de indias. A uno ordenó se le suministrara en grandes cantidades café y al otro la misma cantidad de té. Así pasaron unos años y los dos presos gozaban de una salud excelente.

Gustavo III de Suecia

El rey no pudo comprobar el resultado de su experimento. Murió asesinado a balazos por el anarquista Auckarström, durante un baile de máscaras, en 1792. En este hecho está basada la ópera “Un ballo in maschera”. Los médicos que llevaban a cabo el experimento tampoco pudieron ver sus resultados. Murieron antes que los reos. Éstos murieron de viejos y hasta entonces gozaron de un envidiable estado de salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s